martes, 18 de enero de 2011

¿SABES QUÉ ES LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA? DE ENTRADA, UN DRAMA

Qué nombre, ¿eh? Obsolescencia programada… he visto recientemente un documental en la 2, sobre el tema. Impresionante, y sobre todo, muy, muy preocupante. Hasta donde está llegando el sistema en el que vivimos inmersos ( o más bien, hasta donde estamos permitiendo que llegue nuestro sistema).

Por decirlo sencillamente, una gran parte de las cosas que compramos y consumimos, se estropean pronto, y/o duran poco. Pues bien, aunque era algo que podía pasar, pasa, pero además de manera generalizada en muchísimas cosas, productos, maquinas… que utilizamos todos los días.

¡Átención al dato!:
Desde fábrica, están diseñados para que se estropeen pronto. Y parece ser que los antecedentes de hacer algo sistemático  de este tipo y con quórum en el el mundo de la empresa, viene ya de los años 20, con el primer “cártel” de esta "especialidad", que surgió, en este caso con respecto a las bombillas. En aquel entonces, éstas duraban 2500 h.,  pero los empresarios del sector, convinieron en que ganarían mucho más si la gente compraba más bombillas. Y eso pasaba por conseguir que tuvieran menos vida operativa. Así que se impusieron el reto de las 1000 h. y en dos años, las bombillas habían pasado a menos de la mitad de su duración (con importantes multas para los fabricantes que crearan bombillas que duraran más). En esta “conspiración” se hallaban inmersas las más importantes marcas de la época, como Philips, oxram, y otras ya desaparecidas.


Y si eso pasaba en los años 20, ¿te puedes imaginar hoy?
Se construye con calidad mediocre, para que volvamos a comprar, y volvamos a comprar, y volvamos a comprar…. Fomentando el “me compensa mucho más comprarme uno nuevo que arreglar el viejo”. (por supuesto, esto es un hábito exclusivo del primer mundo. En los otros, es impensable). Lo peor , es que esta estrategia acorde con el sistema exhacerbadamente consumista en el que estamos inmersos, y donde la clave de la felicidad según dicen está en tener más cosas (observa en los anuncios, la cantidad impresionante basada en “serás más feliz si tienes esto”), está completamente generalizada. De hecho, hay multiples productos que serían increíblemente duraderos/eficientes/fiables, que están completamente proscritos por la industria.

En el documental ponían dos ejemplos tecnológicos: Apple fue demandada por miles de personas en EEUU porque la batería del ipod duraba menos de una año y no se podía reemplazar: había que comprar uno nuevo. Recabada por parte del juez la información sobre el proceso de construcción del ipod, se descubrió que su obsolescencia estaba programada  a menos de un año. Y otro ejemplo tremendo: las impresoras, esas que tenemos en nuestras oficinas y casas, tienen un contador interno, programado para hacer una determinado numero de copias, a partir del cual, se bloquean y dejan de funcionar (en el documental se ve como un joven se baja un parche informático que una vez instalado, hace que la supuesta impresora “echada a perder”, vuelva a estar como nueva)

Esta manera de funcionar, además, solo sería posible en un mundo de recursos ilimitados, pero, ¿Cómo es el nuestro? Muy, muy limitado; cada vez más. Y un problema enorme derivado de la obsolescencia programada, y posiblemente el más grave, son los residuos. Nuestra obsolescencia programada, está convirtiendo a muchos países menos desarrollados, en auténticos estercoleros, insalubres, tóxicos y muy venosos. De hecho, algunos expertos consideraban que esta estrategia va a acabarse pronto, porque no hay literalmente sitio donde poner tanta basura. (las imágenes de Ghana, en Africa, convertido medio país en un detritus de porquería occidental, con miles y miles de containers esperando a ser descargados, era deprimente)

Nuestro estilo de vida, una vez más, condicionando millones de vídas en otros sitios; exigiendo sacrificios que ni nos imaginamos, para que nosotros podamos seguir inmersos en nuestra carrera sin fin, en nuestra espiral de tener más, creyendo que seremos más felices… Y lo que es peor, permitiendo el engaño, gracias a la comodidad que implica el no pensar, reaccionar y actuar de otra manera…

¿qué podemos hacer? Yo, de entrada, escribir este post, comunicarlo. Que al menos me entre culpa si lo sigo haciendo, y que se acabe la impunidad mental, propia y de otros. Y después:

- Dar a conocer este fenómeno a los que te rodean (este es el primer y fundamental paso)

- Consumir más responsablemente

- Comprar menos y disfrutarlo más

- Arreglar en vez de adquirir

- Boicotear marcas que hayan elevado a la excelencia la obsolescencia programada

- No invertir o Retirar inversiones de las empresas que fomentan esta práctica

- Exigir a los políticos que regulen esto

- Premiar la calidad y duración

- Apoyar a países que están pagando el pato (mediante donaciones a ong, voluntariado, etc, etc)

Seguro que podemos hacer muchas cosas. Ahora tú eliges. Pero se trata de hacer algo, cada uno, lo que pueda. Nuestro mundo, y me refiero al global, no se puede permitir esto; no solo por la carencia de recursos, sino por la falta de respeto a nosotros mismos, y a otros que no tienen nada (bueno, sí  que tienen: nuestra basura)

puedes ver este pequeño video, aunque si tecleas obsolescencia en youtube, podrás ver también el documental completo troceado en 5 partes

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada