miércoles, 20 de agosto de 2014

POST JOSEPE GARCIA. UN CASO ASOMBROSO DE HASTA DONDE SE PUEDE LLEGAR EN EDUCACIÓN

Ayer vi una película remarcable, "Diarios de la Calle". Es la historia de Erin Gruwell. Y si la ves, cosa que recomiendo fervientemente a 3 tipos de personas...

- profesores y educadores que no se conformen

- padres no dormidos

- gente que cree que otro mundo es posible a través del compromiso y la acción

(El resto no sé si sacará algo en limpio, además de excusas para seguir resignados y sin hacer cosas distintas y necesarias...)

Y una vez más, es asombroso como una sola persona, dotada de su sentido de responsabilidad, de orientación al bien común, de su inconformismo y su "no comprar" las reglas del sistema que nos han vendido y que nos tienen hoy sumidos en la crisis más tremenda del ser humano, puede generar tantos cambios...

Me parece que la película adolece de una falta de profundidad en los obstáculos que debió trascender Erin Gruwell para lograr lo que logró. Pero sí da unos indicios. Porque llegó con 23 años como profesora a un Instituto en California poblado de miembros de bandas, de violencia, de enfrentamientos brutales entre comunidades por color de piel, con una auténtica falta de esperanza entre los adolescentes que se encontró allí, que se veían abocados a "no llegar a los 18 años..."

Y pese a las reglas del sistema, al racismo y falta de interés del resto de los profesores, cuando no un rechazo total a las ideas de Gruwell la falta de apoyo en su casa, pese a que todo estaba montado para que ese instituto, como tantos otros, fuera un almacén de chicos problemáticos hasta que cumplieran 18 años y se les soltara en la calle a morir o matar literalmente, ella trascendió todo eso y logró cosas impensables, porque de entrada tenía claro cual era su trabajo: educar y no instruir, o lo que es lo mismo: había llegado allí para preparar para la vida, para ayudar a sacar el potencial interno, para ampliar los límites, para generar esperanza, para contribuir a otro mundo mejor pese a los precios que tuvo que pagar...

¿Qué me impactó de ella y de lo que he visto en la película? Especialmente...

- Como detectó rápidamente pese a ser una chica blanca de clase media que el problema principal era el de la integración de sus alumnos entre ellos

- Cómo consiguió trascender los ataques personales, las humillaciones, las burlas tanto de sus compañeros profesores, del sistema y hasta de sus propios alumnos para seguir firme en pos de su objetivo. Me habla de una autogestión impresionante, un auténtico autoliderazgo.

- Su creatividad para resolver los problemas. No tienen desperdicio los ejercicios, dinámicas y actividades que creó para generar ese sentido de que "todos somos uno", que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan, que todos tenemos un futuro mejor si creemos en él...

- Su compromiso. Y para muestra, un botón, o varios: buscó otros dos trabajos más además del suyo propio para poder pagar las actividades que realizó con los alumnos, ante la ausencia total de apoyo de la junta de su college; su marido la abandonó; corrió serios riesgos físicos; vivió unas presiones emocionales que no las querría yo para mi...

- Su "no limits": compró de su bolsillo libros de lectura, (el instituto no se los dejaba ya que los iban a romper y no sabrían leerlos), y comenzó con "el Diario de Ana Frank", consiguiendo traer de Europa a la mujer que cobijó a la familia Frank a dar una conferencia, pagándo todo con múltiples actividades de generación de fondos por parte de los alumnos, aumentando espectacularmente su rendimiento escolar en un claro ejemplo de la "profecía que se autocumple" y finalmente logró que todos escribieran sus propios diarios, generando un libro que luego se convirtió en una importante iniciativa a nivel nacional para el cambio, "los escritores de la libertad"...

- Y muchas cosas más que se me quedan en el tintero...

Gracias a Erin Gruwell, muchos jóvenes que estaban abocados a una muerte violenta, a la absoluta falta de esperanza despreciados por el sistema educativo, consiguieron una vida mejor, llegaron a la Universidad, rompieron una cadena de generaciones en sus familias, sacándolas de la segregación y de la miseria...

En fin, todo lo que cuente, se queda corto... Si puedes ,ve la película, y aquí te pongo también un link donde viene una información mucho más exhaustiva sobre la misma y sobre la historia y logros de este magnífico ejemplar de ser humano.


También pongo aquí este video; es un TED de Gruwell. Desgraciadamente no he encontrado ninguno con subtítulos en español, pero estoy seguro que si te interesa, en youtube podrás hallar algo interesante seguro.

https://www.youtube.com/watch?v=nDq9o9j3-CU

Y como creo que nada es casual, todo esto me reafirma en mi compromiso para seguir avanzando, para no conformarme, para creer más y más en la gente, para cambiar aquello que no funciona, para escribir nuevas reglas de juego, para trabajar el potencial, para ayudar a sacar lo mejor que llevamos dentro, y para desmontar tantas historias y tantas reglas que solo nos sumen en el gregarismo y la dependencia en un sistema montado solo para unos pocos.

Erin, eres un ejemplo; mi admiración por ti y por los que son como tú, porque son los que cambian el mundo.

pd: recuerda, si quieres suscribirte a este blog, solo tienes que escribir tu correo arriba a la derecha y cada post que publique te llegará a tu mail. También puedes encontrar más cosas que escribo en facebook: https://www.facebook.com/josepedro.garciamiguel  o bien en twitter: @josepecoach

martes, 1 de abril de 2014

JOSEPE GARCIA. MIS APRENDIZAJES EN MI 7ª (Y CORTA) VENIDA AL CAMINO DE SANTIAGO



Sólo puedo decir que apenas 60 horas ¡no pueden dar más de sí! En otras ocasiones el tiempo necesario para ir olvidando el mundanal ruido y centrarme en la experiencia del peregrinaje había sido más amplio, 3, incluso 4 días. Pero parecía que el Camino sabía exactamente de cuanto tiempo iba a disponer realmente sobre el terreno, algo completamente insospechado para mi ya que me las prometía muy felices durante 7 días.

 

Así que hizo aquello que siempre me ha traído al "aquí y ahora": plantearme un reto físico. Según llegué  se abatió un temporal en la zona en la que estaba (por cierto, la más fría de España ya en condiciones normales: Burgos, ni más ni menos :) y durante dos días no he tenido demasiado tiempo para pensar pues ha sido una aventura dura. Planeando el viaje en Madrid, jamás llegué a imaginar que acabaría andando bajo una ventisca donde la nieve que se posaba en mi capa de agua hacía que esta pesara como un muerto, o que llegara  a plantearme dar media vuelta al pueblo anterior por temor a que se me congelaran las piernas...

Y te digo algo: Ha sido maravilloso. Y sigo sorprendiéndome
porque cada vez que vuelvo al Camino éste me tiene una sorpresa preparada llena de lecciones, una circunstancia no vivida antes (y aunque fuera la misma no importaría, porque de año en año no es la misma persona la que regresa ni es la misma  la lectura de lo que sucede).
¿Y por qué ha sido maravilloso? Porque de entrada, el vivir la naturaleza desde dentro, su grandeza, su inmensidad, te pone en conexión con lo diminuto de tu existencia, te pone en tu sitio  y solo queda admirarte de lo que te rodea y supera, bellísimo y en ocasiones terrible, espoleándote a sacar lo mejor de ti mientras te asombras como un niño.
 
Y porque de la grandeza del reto aflora el poder interior, las ganas de superación, el respeto y la preocupación y el avanzar pese a todo, tal vez llevado por un inconsciente deseo de conocer hasta donde está uno dispuesto a llegar, el desafío personal.
Así que parecía que todo estaba dispuesto para ponerme a prueba en función del poco tiempo disponible. Y ha sido de tal manera que  después de dos días me parecía a veces que llevaba un mes. Y que todos los planes a priori han saltado una vez más por los aires, pero en esta ocasión desde el minuto 1, sin piedad :). Y de lo que me alegro sobremanera es de haber comprobado mi evolución con respecto a este ámbito. Porque no me reconozco con respecto a aquel peregrino que llegó al Camino hace 7 años.

 

 Hoy, a diferencia de entonces, la capacidad de adaptación a lo nuevo se ha multiplicado exponencialmente en mi. Tenía la sensación de que estaba siendo una especie de test, una
autoevaluación de cual era el estado de la cuestión en mi actualmente. Y qué curioso, precisamente en este momento de mi vida donde se me exige tener una cintura, una flexibilidad y fluidez brutal sobre todo en mi ámbito profesional, pues este es un año de un gran salto, con los escenarios insospechados que supone el crecer a lo grande.
 
Y me ha venido de perlas detectar que aunque nada de lo planeado en el Camino sucedía, y a cambio encontraba circunstancias inesperadas  y a veces nada cómodas (equivocarme y andar de más, tener que seguir porque no había albergue cuando ya te estabas haciendo la idea de una ducha caliente y poner los pies a remojo, que un par de perros te tomen como blanco, no llegar a la meta trazada porque el tiempo te lo impide, calarte, pasar frío....) no han surgido quejas significativas (hombre, no vamos a engañarnos, cuando ves que en la puerta del albergue tan deseado pone "hoy cerrado", te sale un espontáneo "me cago en la leche, no me lo puedo creer"; somos humanos :) y sí una reacción: "Y ahora, ¿cual es el plan? " y tomar una decisión en el momento y seguir adelante. Pura practicidad. Con un matiz: tener claro que tomaba esa opción con la información de que disponía (en la mayoría de las veces escasa) y que me daba permiso para equivocarme si era necesario. Una vez  más  me ha sido de extrema utilidad la pregunta fetiche que me hago con frecuencia para avanzar y no pararme debido al miedo: En el peor de los casos, ¿qué puede pasar? ¿Y qué?
 
Así que estoy muy contento en este aspecto pues ha sido un espaldarazo importante confirmar que he ido interiorizando las lecciones que llevo este año, sobre todo referidas a moverme con soltura en el caos.
 
Y como no podía ser de otra manera, otra de las grandes
cosas ha sido los aprendizajes y los momentos compartidos con las personas, con esos extraños que 10 minutos después de conocernos nos tratábamos  como si lleváramos viendo toda una vida, sin importar procedencia, idioma, cultura... Eso sí es magia y lo demás tonterías. Me reafirmo en que en el camino te encuentras personas extraordinarias en todo momento, pero no porque se haya dado un cúmulo de casualidades que culminen en que un selecto grupo de gente increíble por azares del destino se juntan en el mismo lugar y al mismo tiempo. Y es que realmente  lo que consigue el Camino es hacer aflorar nuestra mejor versión, esa que todos llevamos dentro. Por eso es imposible no encontrarse gente extraordinaria, porque todos lo son, y las reglas de juego se hallan establecidas para que eso surja.
Y esto, compañeros y compañeras, es maravilloso porque significa volver a la quintaesencia del  ser humano, recuperar la esperanza y la confianza y ver a tus semejantes con admiración. Y  eso no se paga con dinero.
He vuelto a vivir montones de pequeños momentos nimios y magníficos compartiendo una botella de vino con gente de la que desconozco el nombre y que 4 minutos antes no existían en mi vida; las sonrisas y ganas de peregrinas de más de 70 años mientras la intemperie y el viento no las dejaba avanzar; las carcajadas comprobando como a una irlandesa un chupito de pacharán le transformaba la cara; los compartires, historias y aventuras de cada uno, trufados de aprendizaje, buenos ratos y humanidad;  el que no importe ni en qué trabajes ni cual sea tu historia anterior; solo es crucial dar lo mejor ahí  y ahora, abrirte a la experiencia con confianza y ganas de compartir... Y entonces la magia sucede. El mundo al revés, como tantas veces me ha ocurrido en el camino.
 
En esta época del año casi no hay españoles, así que la aventura es todavía más amplia porque te relacionas con gente de todos los países. Y una vez más te das cuenta que debajo de la pátina cultural, de raza y procedencia los humanos somos todos lo mismo, indistintamente del color y
las creencias: todos necesitamos reir, compartir, amar, tememos a las mismas cosas, vamos sin manual de instrucciones y somos capaces de lo mejor; todos necesitamos afecto, hacernos preguntas y atrevernos a responderlas; todos queremos cosas buenas para nuestras vidas y para los que nos rodean.... En definitiva, somos personas, sin más etiquetas.
Es entrañable como la mayoría de los peregrinos que te encuentras viajan solos, y al final surge casi siempre el mismo motivo: "It`s your own journey" (he hablado mucho inglés debido a que estaba siempre con extranjeros. La traducción sería algo así como: es tu propia jornada, tu
propio camino). Prácticamente todos querían andar a su aire para tener tiempo para uno mismo, para pensar, para dedicarse esa atención tan escasa en el día a día cotidiano. Y eso me encanta: que hubiera esa conciencia  de que esos momentos eran personales y necesarios, y luego ya al llegar al albergue tocaba compartir. Y me parece sabio y equilibrado abordar lo intra y lo inter personal de una forma tan espontánea.
Incluso tuve la oportunidad de trabajar la sensación de culpa, puesto que el tercer día y estando casi aislados por la nieve en Villafranca de Montes de Oca,  seguía cayendo y ni llevábamos equipo ni podíamos ver las flechas para avanzar, además de tener que subir un puerto donde nos habían comentado que ya había medio metro de nieve. Pero....¿como íbamos a cojer un bus? ¿no estaba eso en contra de la filosofía del camino? Recuerdo bien como reunidos los 5 compañeros que éramos, cada uno de su padre y de su madre y de un páis distinto, todos teníamos la misma preocupación. Y como fuimos consensuando que el Camino había querido que viviéramos esa circunstancia y que había que saber adaptarse a lo que sucedía sin reglas establecidas,  tomando la decisión más sabia. Nunca
olvidaré al "comité de crisis"  como lo llamamos entre grandes risas. reunido para tomar la decisión de si seguíamos andando, esperábamos un día allí parados o cogíamos un autobús. Y es cuando pedimos una señal al universo. Y en ese momento empezó a nevar de nuevo. Pero no era suficiente, así que volvimos a pedir otra señal, y empezó a soplar una ventolera de tres pares de c..... Y Julian, el sudafricano comentó: " como pidamos otra señal van a empezar a caer del cielo billetes de autobús". Cada vez que recuerdo ese momento me parto, ja, ja..
 
Y luego hablando con otros peregrinos (el autocar iba lleno de ellos, todos habían tenido que desistir esa jornada) seguía estando presente el tema de la conciencia (¿se podía sellar la credencial en Burgos, sin haberlo  currado???) Yo gracias a Dios no tuve ese problema porque iba sin credencial; tal como había estado la cosa, se me había olvidado pedirla en algún pueblo :)
Y al llegar a Burgos el destino me seguía deparando sorpresas:  Me tuve que volver a Madrid por un tema familiar importante:  lo primero era lo primero, y también conseguí trascender los planes y expectativas y adaptarme rápido y regresar  donde debía estar en esos momentos.

No sé si hasta ahora lo que he escrito puede parecer un cuento lleno de cosas buenas. ¿Es que acaso no habido otras que no me hayan gustado? Pues sí, haberlas haylas como las meigas, algunas relacionadas con los albergues, o la mercantilización del camino... pero te puedo decir que son nimiedades a las que he decidido no conceder importancia, porque solo son pequeñas anécdotas comparadas con la experiencia a lo grande que he vivido. Y como dicen los que saben de esto, cuando uno entrena su mirada para elegir lo que quiere ver, el resto deja de existir. Y eso es lo que me ha pasado a mi.
 
Quiero recordar a la gente que ha impreso su huella en mi estos días: mi compañero Julian, un sudafricano de mi edad forofo del futbol (estuvo en la final del mundial jaleando a España) que no ha perdido la sonrisa ni un segundo; de esas personas que te encanta encontrar porque siempre tiene la broma a flor de piel y sabe reírse de sí misma;
JeeYun, una chica coreana con fuertes convicciones católicas; superabierta, se reía por todo, respetuosa y sin llamar la atención pero que se apuntaba a um bombardeo y a cualquier reto que se pusiera por delante, además de poder hablar profundamente sobre las cosas de la vida: un maravilloso ser humano; Ita, de Irlanda: recién jubilada, estaba disfrutando como una niña de la experiencia pese a dolorosos percances físicos que la impedían andar bien; pero daba igual, siempre con la sonrisa, con complicidad, con cariño... y otras personas de Holanda, de Alemania, dos majísimas chicas de lugo, Patricia y Vanessa, Amadeo, el
dependiente de una tienda de ultramarinos en  Grañón que me deleitó con un concierto de guitarra clásica desde dentro del mostrador; Esther, supersimpática,  encargada de un bar en Tosantos, nunca pararé de reirme con la anécdota de la frase del jefe sioux; Gonzalo, el hijo del dueño del hotel San Antón Abad en Villafranca: cercano, servicial, majo, risueño, casi salimos ardiendo porque se le quemaron las tostadas en la cocina del hotel, pero asumió la circunstancia si perder el humor y soltando chascarrillos, además de acercar a Ita a Burgos en su coche; Raúl, de Guadalajara, en su primer camino  tenía agujeros en las botas  pero estaba alucinando con la experiencia desde Roncesvalles y decía que no se lo podía estar pasando mejor.....
 
Y por supuesto mi amiga y compañera Montse Burgos, que
me acogió en la ciudad y donde me invitó a unas patatas bravas que estaban de escándalo y me llevó a comer al Negrito, un sitio que yo jamás hubiera descubierto y que era un espectáculo: una comida buenísima y muy barato, además de compartir una estupenda conversación sobre lo divino y humano, y encima entre coaches, no te cuento :)
 
Como ves, 3 días pueden dar para mucho, ja, ja....

Y haciendo un resumen, ¿qué he aprendido?

- Que se puede y debe estar preparado para los planes que tiene la vida para nosotros y que posiblemente sean mejores que los propios, aunque en el momento no lo entendamos

- Que debemos  dedicarnos tiempo a nosotros mismos, es necesario e imprescindible para darnos cuenta de cosas que marcan la vida

- Que los humanos somos pequeños y grandes a la vez

- Que todo siempre es susceptible de empeorar, así que adiós quejas...

- Que hay que asumir retos y atreverse, es la única manera de crecer

- Que todo el mundo es bueno ( esto es algo que ya tenía interiorizado y que sigo reforzando). solo es necesario mirar con esos ojos y además facilitar el contexto

- que la risa cura, y un día sin risa es un día perdido

- Que necesitamos compartir y que llevamos en los genes la actitud de servicio  y contribución a otros
 
- Y que el Camino es una experiencia que nadie debería perderse
 
Seguro que hay más cosas,  pero estas son las que me vienen ahora.( me será de mucha utilidad para mi segundo libro :)
 
Espero tener la oportunidad de volver pronto, puesto que pese a todos estos aprendizajes, te seré franco: ¡estos 3 días se me han hecho cortos, ja, ja!!
 
Y solo me queda desearte.... ¡BUEN CAMINO!!!

 

 

lunes, 16 de diciembre de 2013

JOSEPE GARCIA. 3º VIDEO DIAS 5 Y 6 REFLEXIONES DATE WITH DESTINY CON TONY ROBBINS, PALM DESERT

hola, en este caso he esperado a estar en el Gran Cañón del Colorado para hacer unas breves reflexiones, aunque el piloto del helicóptero me ha cortado en medio del Speech. Espero sepas disculparlo. Y solo decirte que Robbins es un genio, todo corazón, con un sentido de misión tremendo, y me llevo claves que ya me han cambiado la vida.¡ Espectacular!

http://youtu.be/Mqgr_Nv30wQ

JOSEPE GARCIA. 2º VIDEO DIAS 3 Y 4 REFLEXIONES DATE WITH DESTINY CON TONY ROBBINS, PALM DESERT


aquí tenemos algunos de mis aprendizajes correspondientes al día 3 y 4 de date with Destiny, de Anthony Robbins en Palm Desert (California)

JOSEPE GARCIA. 1º VIDEO DIAS 1 Y 2 REFLEXIONES DATE WITH DESTINY CON TONY ROBBINS, PALM DESERT



Aquí estan algunos comentarios correspondientes al día 1 y 2 de date with destiny

miércoles, 13 de noviembre de 2013

LA NUEVA REVOLUCIÓN QUE LLEGA: EL BIEN COMÚN


¿Y cual es la gran crisis que nos azota? Para mi tiene poco misterio: la falta de orientación de las personas que dirigen el mundo hacia el bien común. Sencillamente, tienen otras cosas en mente, más relacionadas con el bien para ellos mismos, o para la gente más cercana a ellos, o su grupo político, o su empresa, o su proyecto....

Pero les falta conciliar eso con el bien común. ¿Y qué es el bien común? Desde mi punto de vista (y habrá más, por supuesto) aquello que beneficia a la gente en global. De hecho, la mirada del bien común y el ser buen estratega van de la mano. Porque no se puede ser buen estratega sin tener en cuenta el bien común. De hecho, la falta del  bien común es un grave error estratégico en aquellos que lo ven como algo simplemente utilitarista. No se puede ir por la vida con el "mal común" por bandera, tanto por acción como por omisión.
Alguien nos podria decir: "¿Cómo voy a buscar a propósito el mal común?". Pues bien:  el hecho de mirarse el ombligo y solo velar por los intereses propios  cuando estos entran en colisión con los intereses de la gente en general, guste o no,  significa "mirar por el mal común, en beneficio del bien mío".

Estamos hablando de un cambio de paradigma, de un cambio de mentalidad. Me parece que las crisis aparecen cuando deben aparecer aunque duelan, para limpiar, para purificar, para mejorar. Y esta situación que llevamos viviendo varios años le ha hecho plantearse a muchas personas cosas que no nos habríamos planteado de no haber sucedido esto. Así que convirtamos la crisis en una oportunidad, en un aprendizaje para ser mejores. Y creo que una de las cosas de la que nos hemos dado cuenta muchos es la falta completa de interés por el bien común de aquellos que están mayoritariamente en el poder, tanto a nivel político, como a nivel económico (este, mucho más trascendente que el político, por supuesto. Los políticos son esclavos de la economía y de los mercados  y no saben salir de esa dependencia, por falta de imaginación y por falta de valor para cambiar las cosas)

Y ahora tenemos al menos dos vías de trabajo para que la situación cambie:

1. Apoyar a aquellos y aquellas que deban representarnos a nivel político, o a aquellos productos y servicios de empresas que velen por el bien común, a los empresarios y empresarias que haya detras, y a personajes del mundo de las instituciones, del deporte, del arte, de las ong, de la educación, etc, y que sepamos, o intuyamos que tienen el bien común en mente

2. Y la segunda y más  importante: la revolución propia, la de uno mismo, decidiendo conscientemente que el bien común va a ser un pilar de nuestra existencia en el día a día, y que vamos a transmitir  a través del ejemplo a nuestros seres más queridos y cercanos, a nuestras familias, hijos, amigos, compañeros del trabajo....

Y además creo que la revolución del bien común tiene algo nuevo, algo nunca visto y muy poco practicado antes, ya que SE TRATA DEL BIEN COMÚN DEL PLANETA, NO DE NUESTRO PUEBLO, PAÍS, NACIÓN O TERRUÑO. Es el bien común para todos. No podemos seguir obviando que el modelo de vida que tenemos es insostenible, porque es solo para unos pocos. El resto nunca llegará a ello, y si llega, será porque otros se quedan sin él.

Cuando actuamos con el bien común en mente:

- Nos sentimos plenos
- Creamos acción estratégica
- Beneficiamos a otros
- Damos sentido a nuestras acciones
- Tenemos ecología humana
- Vivimos transcendencia
- Las cosas son más fáciles y gratas
- Inspiramos

Vamos a encontrar muchos enemigos para que esta revolución triunfe: relaciones de poder, statu quo, egoísmo, debilidad y miseria humana, codicia, hábitos, todo ello establecido durante miles de años y que será defendido a capa y espada por estas personas para mantener su modo de vida.

Pero si tengo algo claro es que no se puede ir en contra de la evolución humana, de los cambios de era y que resistirse es inútil y doloroso. Y me parece que la revolución que ya está teniendo lugar, como piensan otros muchos, tiene relación con la conciencia. Estamos pasando a otro estadio, y quien no lo quiera ver será tachado de ciego dentro de unos años (igual que se tacha de locos hoy a quienes defienden que este cambio está teniendo lugar).

Gracias a Dios, cada vez somos más los "zumbados"  que estamos vinculando nuestras vidas en pro del bien común, y no para de crecer.

Y el mundo esta cambiando, y cambiará radicalmente aún más cuando el concepto del bien común se imbrique cada vez más en nuestras decisiones, que son las que generan los resultados.

Tengo mucha esperanza en esto, porque las personas necesitamos vivir de otra manera, y dar mucho más sentido a nuestras vidas, y el bien común es un máximo exponente de ello.


Así que.... ¿te apuntas a la revolución del bien común?

sábado, 20 de julio de 2013

JOSEPE GARCIA. LOS DESASTRES DE LA GUERRA

Hace tres semanas estuve en Bélgica y Francia, y visité el campo de batalla de Verdún, uno de los choques más sangrientos de la primera guerra Mundial. Todavía se ven los millones de cráteres provocados por los proyectiles de artillería. 9 poblaciones fueron borradas del mapa, dejaron de existir (estuvimos sobre el terreno donde hace 100 años había pueblos llenos de vida), y sientes de alguna manera lo que debió ser aquello, la guerra de trincheras, el barro, las ratas, la muerte al acecho en cada instante, el desprecio a la vida humana, pero supongo que por mucho ejercicio de imaginación que uno haga, se quedará en un 0'0000001 % de lo que debió ser aquello. Aquí te dejo un video con unas reflexiones hechas en un cementerio militar francés.

martes, 16 de julio de 2013

Conoce un portal para ayudar: Cadena de Personas, el bien común

Sabes que hay muchísima gente, y muchísimas familias pasándolo mal. Yo me siento muy afortunado por todo lo que la vida me está dando, y creo que debemos aportar todos ahora más que nunca nuestro granito de arena, que además es uno de los mayores pilares de la automotivación y el sentirnos "humanos": contribuir. Pues bien, hay un portal extraordinario que puede canalizar muy bien cualquier tipo de ayuda, contribución de cualquier manera que se te ocurra (información, conocimiento, dinero, cosas) que es:

http://www.acabaconlacrisis.es/

En este portal puedes encontrar mucha información que te puede ser de mucha utilidad.
Mi admiración a los creadores de esta web que demuestran con hechos que hay muchas personas muy involucradas en ser de utilidad para salir adelante.

@JosepeCoach

jueves, 11 de julio de 2013

¿Quieres vacunarte contra casi cualquier cosa que pueda pasar en el futuro, y saber adaptarte a ellas?

Me estoy leyendo un estupendo libro, "ANTIFRÁGIL", de Nassim Nicholas Taleb, autor de "El Cisne Negro". Este tipo me parece un genio. ¿De qué va el libro? busca dar una respuesta a esta pregunta:
¿Cuál es la mejor manera de prepararse ante un posible impacto de eventos altamente improbables, pero de importantes consecuencias, como la invención de Internet o la crisis financiera de 2008-2009?
Su respuesta es: la antifragilidad.
Según Taleb, la antifragilidad es precisamente lo contrario de la fragilidad, concepto que va más allá de la capacidad de resistencia. Lo antifrágil no solo resiste al cambio, sino que además se adapta y mejora. La verdad es que no tiene desperdicio, y cuestiona muchas, muchas cosas que muchos hemos creído siempre. la clave: no se trata de predecir todo lo que nos puede suceder, fallaremos, se trata de ser antifrágil, pero...¿en qué medida tú eres antifrágil?

Aquí te paso un link donde se habla del libro y de sus ideas más fundamentales.

No lo dudes,¡ léetelo! Comentarios del libro en El Cultural

martes, 9 de julio de 2013

Gran éxito de la primera edición de la Universidad de la Buena Vida


¿Quieres tener una muy buena vida?
Qué pregunta más tonta. Creo que todos deseamos eso. Pero me parece que en la educación que hemos recibido no había una o varias asignaturas que se llamaran "como vivir muy bien la vida", o "Como sacar lo máximo de la vida", etc, etc.

Si hoy tuvieras dirección (o sea que supieras hacia donde ir con certeza, sabiendo que estás haciendo lo que debes y lo que te apasiona, y conocieras cual es tu talento) y además tuvieras mucho tiempo disponible y dinero, ¿crees que te acercaría a una buena vida?